Francisco Errazuriz, entre la moto y la Universidad

6 Jun

Es el corredor chileno más joven que ha participado en el Dakar. Algo que no lo abruma. También participóen el Rally de Perú y en diversos campeonatos nacionales, ganando en su corta carrera tres trofeos. Y, como en su competencia, el tiempo es escaso para él. Entrena dos veces por semana y los fines de semana. Todo esto, en conjunto con sus estudios dearquitectura en la Universidad del Desarrollo. Esta es la historia del próximo Cassale.

PABLO CRUZAT

Son las 2 de la tarde de un jueves. Mientras muchos jóvenes se encuentran en clases y otros trabajando, Francisco Errázuriz (21) va camino a 10 de Julio a reparar su motocicleta, debido a que tiene una carrera el próximo fin de semana.

Errázuriz —jeans, zapatillas de moto, una parca sencilla— camina con seguridad entremedio de muchas personas que miran y comentan sobre autos, motos, modelos de ruedas. La gente no sabe que frente a ellos se encuentra un corredor de elite que participó en el Dakar recién pasado.

— ¿Por qué las motos y no otro deporte?

—Cuando estoy arriba de una moto libero todas mis tensiones, yo creo que ni el 1% de la población ha tenido la oportunidad de participar en carreras, o en el mismo Dakar, es algo que todos deberían vivir.A los 8 o 10 años me di cuenta de este amor por las motos, toda mi familia participa y me apoya en este tema.

Francisco sin titubeos conversa sobre su pasión, sin parar de mirar todos los repuestos y accesorios que ofrece la gran calle 10 de julio.

Cuando Francisco tenía 17 años, sabía que no podía vivir de este deporte, que tan solo un accidente lo podía dejar sin un futuro o algo que pueda darle un sustento económico, entonces conversando con su amigo Ignacio Lainez, que era estudiante de arquitectura, empezó a darle vueltas en su cabeza la idea de seguir esta profesión y dedicar su tiempo libre a correr en moto, y prepararse para su gran sueño, que era el Dakar.

Lainez, uno de sus mejores amigos, que también participa de diferentes campeonatos, se refiere a Francisco Errazuriz: “Con Pancho siempre nos juntamos a correr en diferentes pistas de Santiago o regiones, estoy muy orgulloso de él, porque en la Universidad destaca por sus buenas notas y en las motos cada vez va progresando más”

UNIVERSIDAD V/S MOTOS

Francisco tiene una mirada desafiante, pero a la vez muy segura. Tan solo con mirarlo y conversar con él, se puede notar una persona perseverante con ideas claras, por lo mismo impresiona que pueda llevar una doble vida, pero a su vez no es de extrañar que maneje la situación de manera adecuada.

— ¿Cómo puedes llevar una vida de estudio y entrenamiento constante?

— ¿Sabes qué?, para mí es importante que mi familia esté ahí siempre apoyándome, ellos siguiéndome en cada fase de las carreras, con una simple botella de agua o un abrazo es algo que me da energías para continuar. Además vivir de las motos en Chile es muy difícil, yo siempre supe que tenía que estudiar algo, para tener un título y ese cartón que me da la seguridad de poder vivir.

Actualmente Francisco es estudiante de arquitectura de la Universidad del Desarrollo, se encuentra cursando el cuarto año de su carrera, y entrena por lo menos una vez a la semana y generalmente corre los fin de semana a nivel nacional, aunque el año pasado viajó a Perú, La Serena y Copiapó a campeonatos de Enduro.

 

***

Seguimos caminando por la feria de diez de julio, donde cada individuo es un personaje que se destaca de manera diferente. Los gritos y risas son abundantes en esta calle, pero lo que más impresiona, es la creatividad e ingenio de seudónimos que se podían escuchar, como “Mono Elvis, Cabeza de papa”.

Luego de recorrer más de 10 tiendas que ofrecían diversos repuestos, el corredor no se detuvo a preguntar, solo mira de manera superficial los locales, pareciera que conociera a la perfección dónde y con quién conseguir lo que anda buscando, hasta que se paralizó y miró.

— Paremos acá, necesito ver si venden lo que ando buscando —dice–. Disculpe, necesito saber si tiene discos de freno.

El hombre dice que sí.

— ¿Cuánto cuesta?

El hombre que estaba con un delantal engrasado, le faltaban algunos dientes, tenía una llave en la mano, sonríe y dice:

— ¿Tú eres Francisco, el cabro que corrió el Dakar?

— Sí, yo soy.

— Entonces te haremos un descuento, hay que apoyar a los cabros que nos representan.

Francisco sonrió y le agradeció al hombre.

Saliendo de la tienda, seguimos caminando, pero ahora era de manera más incómoda, debido a que él seguía caminando sin enunciar ninguna palabra sobre su siguiente compra, esa era una incógnita que después de hizo interesante, debido a que él no se detenía en ninguna tienda.

Francisco Errázuriz estudió en el Colegio Internacional SEK, y era admirado por sus compañeros y amigos, siempre tuvo el apoyo de su padre Francisco Errázuriz  y el de toda su familia que fue el que lo impulsó a correr motos y a participar internacionalmente. Él hizo todos los trámites necesarios para que su hijo corriera el Dakar en el verano del 2014, junto a la marca Sherco, pudieron darle el financiamiento que se necesita para inscribirse en este evento, y correr los 15 días por dunas, cerros y obstáculos que se presentan en el camino. Su padre es una persona que ha jugado un papel importante en su vida, y él lo sabe.

SU PADRE Y EL DAKAR

Francisco Errázuriz padre del corredor chileno, siente gran admiración por su hijo “Él siempre ha sido un joven perseverante que lucha por sus ideales y sueños, y en el mundo de las motos, es importante nacer con esa motivación para correr campeonatos como el Dakar.

Además el padre estuvo presente toda la carrera, y logró aprender de esta experiencia “Algo tan largo y tan duro, es algo increíble que te deja muchas experiencias, es muy sacrificado, y Francisco supo enfrentarlo de manera adecuada, nosotros dimos todo nuestro apoyo, y lo seguimos toda la carrera.

***

Conversando sobre su gran triunfo personal de terminar el Dakar, este estudiante corredor, se detuvo y con su mirada sagaz dijo:

— No pienses que estás con una sonrisa en la cara todo el tiempo, tienes polvo constante en todo tu cuerpo, con un calor impresionante, imagínate que hacían 60° de calor en Argentina con el traje de enduro, pero te das cuenta que entrenando un año completo, esos 15 días se te pasan volando, llegas a la meta y sientes que has cumplido algo importante.

Caminando por calles que interceptan en 10 de julio, no aparecen más y más hombres vestidos con delantal y en sus manos espejos retrovisores de autos, cruzándose por los autos preguntando a las personas qué andaban buscando.

Terminamos de caminar por la larga calle de diez de julio, y después de todo lo conversado, la pregunta que definía todo.

— ¿Cómo eres feliz?

— Solo arriba de la moto.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: